Ramón Glass festeja bodas de plata con el Merengue

Merenglass, un cuarto de siglo en el Metropolitan.

Por: Miguel Escobedo @mikeidg @idgpatrones

La cita que tenía Merenglass con su público para la celebración de un cuarto de siglo en el Teatro Metropolitan se llevó a cabo ayer por la noche en un ambiente de fiesta e invitados que pusieron el ambiente al tope para que hacer de esta noche una de las más memorables para el grupo.

El reloj marcaba las 6.45 de la noche y el máximo representante del merengue arribó al escenario liderado por su creador Ramón Glass, así, desde el principio y como lo habían prometido aquello se convirtió en una verdadera festividad donde reinó el sabor, el ritmo, la alegría y el merengue.

El Baile del Oso y Cielito Lindo tema mexicano adaptado al merengue fueron con los que Merenglass dio la bienvenida a sus seguidores, para después recordar a los máximos representantes del estilo musical con un popurrí: El Motor, El Doctor, Félix Cumbé y Abusadora.

El momento para que los invitados empezaran a desfilar por el entarimado llegó con la participación de DJ NoizKid que con el tema Chamaquita Loca calentó el ambiente, Amarfis quien es un viejo amigo de Ramón cantó Spanish Girl solo y El Mango con los cumpleañeros. Con Calo cantaron Es un Merengue sin Letra, enseguida todo el mundo bailó Llegó el Bombero para que Emir Pavón volviera locas a las fans con Kulikitaka.

Merenglass hizo una pausa en su concierto para recibir algunos reconocimientos por su trayectoria y de nueva cuenta llamar a sus invitados, fue entonces cuando Ninel Conde apareció para interpretar Bombón Asesino. Jospeh Fonseca y Silvio Mora se unieron a la celebración con Cocodrilo y Caballito de Palo, Carrito Rojo de Carrera y Llegó el Pavo respectivamente.

El público reventó con todos sus sentidos cuando todos los invitados aparecieron en el escenario al lado de Merenglass para entre todos cantar La Mujer del Pelotero y cerrar con El Baile del Pato. De esta manera y aunque no llenó en su totalidad el Teatro Metropolitan, el grupo originario de República Dominicana, dejo satisfechos a sus seguidores, pero ellos mismo quedaron complacidos sacándose la espinita de aquel 2002 en donde solo 350 personas acudieron a su llamado en el mismo escenario.