Linda Cuevas Figueroa y la promesa que le hizo hacer a su hija

Su familia asiste al traumatólogo.

Linda Cuevas Figueroa, viuda del empresario Hugo Figueroa, quien en enero fuera secuestrado y posteriormente asesinado, habló para un programa de televisión de espectáculos estadounidense sobre lo que ha enfrentado desde aquel trágico momento hasta al día de hoy y que hace junto con su familia para sobrellevar el dolor por la muerte de su esposo y padre de sus tres hijos.

No quise ver ni veré el dichoso video del que hablan, ese que circula en las redes sociales, no me interesa no quiero saber nada, me puede porque hay dos niños de por medio y vivo esperando que nunca lo vean”, dijo.

Y agregó: “No quiero indagar en eso, no me interesa, yo tengo a mi esposo presente enfrente de mí el 26 de enero dándome un beso en la frente y después de eso no quiero saber absolutamente nada, es lo último que yo recuerdo de mi esposo, ahora lo veo en mis hijos cuando los tengo cerca y con eso me quedo”.

Fue a su hija mayor a quien le contó sobre la existencia del video, sin embargo, para evitarle un dolo mayor además de ya no tener a su padre a su lado, le hizo hacer una promesa: “A mi niña sí le dije que había un video, le pedí que por respeto a su papá, que por amor a él, que como familia los cuatro que somos, que vamos a ser siempre, quería que me prometiera que nunca lo iba a ver”.

Por otro lado, Cuevas aseguró que tanto ella, como su familia acuden a recibir ayuda profesional para calmar un poco el dolor y hacerse a la idea de que Hugo ya no está: “Mis hijos y yo vamos con un tanatólogo”.

Finalmente, Linda, reveló que antes de que viera a Hugo por última vez, este había cambiado mucho, como resintiendo algo: “Días antes empecé a tener mucho miedo porque él los últimos cuatro meses de su vida cambió muchísimo, no sé si la muerte se presiente, pero él era un amor, me decía: ‘ya no me quiero ir, quiero andar con mis hijos todo el tiempo, acompáñame’. 15 días antes me llevó a pintarme el cabello y duró cuatro horas en la estética y me dijo: ‘volvería a venir las veces que fueran necesarias para esperarte’”, comentó con lágrimas en los ojos.